¿Eres consciente realmente cuando gastas?

¿Eres consciente realmente cuando gastas?

Para el manejo de tus finanzas personales, no necesitas ser un experto financiero o matemático, ni mucho menos haber ganado un premio nobel de economía, con el simple hecho de saber sumar, restar, dividir y multiplicar puedes llevar tus finanzas de manera sana. Solo es cuestión de que quieras salir del “enorme” problema que te encuentras y pongas manos a la obra.

Empecemos con la siguiente pregunta:

¿Eres consciente de lo que gastas?

Muchos me dirán que sí, que analizan cada peso, hasta cada centavo que ganan y que no saben cómo le hacen, pero salen “rayando” cada quincena.

En este punto, debes de entender que tu quincena, tu mes o como sea que recibes el dinero, no es dinero que ganas, es en mayor parte dinero que ya tienes comprometido para todos tus gastos y que en realidad únicamente lo que estás haciendo es gastarlo, el dinero que en realidad se puede considerar como ganancia es aquel que aprendes a conservar.

Vayámonos por partes

Cuando eras joven y o adolescente en la mayoría de los casos tus únicas preocupaciones eran pagar el material para las tareas y o presentaciones escolares, comprarte algo en la tienda o salir con los amigos, pero no tenías responsabilidades como pagar rentas, luz, agua, teléfono ya que gracias a nuestros padres en la mayor parte de los casos lo teníamos todo.

Cuando sales de la escuela y encuentras tu primer trabajo y empiezas a generar tu propio dinero (seamos sinceros), te emocionas y te sientes con la gran libertad de gastar y ya que en la escuela jamás te enseñaron de finanzas personales o como administrar tu dinero de forma inteligente, empiezas a crear una bola de nieve que de un momento a otro se convertirá en un gran problema.

¿Y en qué momento te estas fijando en que gastas?

Recuerda: El ser humano tiene la horrible costumbre de entre más dinero genera, más gasta y no mide las consecuencias de sus acciones a futuro.

Y cuando estas hasta el cuello de deudas, te dices a ti mismo, esperaré a que me llegue un aumento o pediré otro préstamo para solventar todo aquello que gaste en su momento sin medir las consecuencias. Pero se sincer@ contigo mism@, en realidad solo estas tapando un hoyo, destapando otro.

Para entender y saber cómo salir del problema en el que nos metimos es importante echarle un vistazo a nuestro pasado y ubicar esos malos hábitos que nos hicieron caer en donde ya no queremos estar, como puede ser:

  • Dejaste de priorizar gastos.
  • Aceptaste todas las tarjetas de crédito que te mandaron y las ocupaste sin mesura.
  • No planeaste la salida de casa de tus papás con inteligencia.
  • Crees que las ofertas de los centros comerciales te hacen ahorrar.
  • Eres parrander@ y cada quincena te pones de caritativ@ e invitas a casi toda la oficina.
  • En pocas palabras, gastas más de lo que tienes

Y luego te preguntas ¿Por qué no me alcanza?

Si analizas detenidamente no es un problema de salario o de ingresos, sino que es un problema de organización.

Con este inicio, comienza una serie de blogs en el cual analizaremos detenidamente diferentes conceptos sobre el manejo de las finanzas personales y como poco a poco con cambios de hábitos, podrás ir entendiendo que el dinero es solo eso, dinero. Y que puedes ir creando una economía sana la cual te hará vivir tranquilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *