Lo importante no es el sueño que deseas alcanzar, sino el compromiso que tienes para lograrlo

Lo importante no es el sueño que deseas alcanzar, sino el compromiso que tienes para lograrlo

Nuestra condición humana nos entrega la maravillosa capacidad de soñar, de idealizar lugares, momentos o situaciones que anhelamos vivenciar. Soñar resulta fascínate pues nos brinda esperanza y tranquilidad, sobre todo en momentos caóticos donde parece que nada marcha bien. Deleitarse en los sueños nos permite descansar por un momento y recrear en la mente todo aquello que pensamos nos da la felicidad. Definitivamente pienso que soñar es un don maravilloso que alimenta el espíritu. Resulta tan grandioso saber que dentro de los mundos que imaginamos nada es imposibles, quien siente terror al hablar en público logra convertirse en el mas grande expositor, quien vive endeudado se permite soñarse en la vida de un millonario o quien sufre de decepciones amorosas es ahí, dentro de su mente, donde logra el más maravillo encuentro con el amor de su vida.

Pero, a pesar de que la idealización se sienta deleitante tiene un factor peligroso en el que muchos llegan a caer.

“Permanecer tanto en el futuro soñado y quedarse estáticos en el presente”

Es por eso que, para alcanzar una meta, definitivamente no basta con solo soñar.

Si bien, soñar nos ayuda a recrea una vida deseada, son las acciones que realicemos las que harán de ese sueño una tangible realidad.

Trae a tu mente aquello a lo que llamas constantemente el sueño de tu vida y permítete por unos segundos preguntarte si de verdad estas comprometido con el y con todo aquello que sabes, requieres realizar para lograrlo.

Comprometerte a tu sueño es entrenar 8 o más horas diarias y desafiar las estadísticas para convertirte en el nuevo récord mundial. Como lo hace un deportista.

Compromiso con tus sueños es tolerar la incertidumbre, vivir atormentado de emociones como la frustración y la desaparición, sentirte un fracaso y después volverte a levantar con la esperanza de que ese negocio que tanto te apasiona rendirá sus frutos. Como lo hacen los grandes empresarios.

Comprometerte con tus sueños es perder horas para dormir, sentirte abatido o cansado por el tiempo que dedicas a estudiar o prepárate para mejorar tus talentos, es soportar la burla, estar en contra de las personas que te invitan a rendirte o perder a veces hasta amigos que no comprenden tu manera de pensar.

Esa es la verdadera clave y el secreto de las personas que logra hacer realidad sus sueños a diferencia de quien piensa que la vida jugo siempre en su contra para finamente rendirse como la victima de su triste destino.

El segundo deposito su esfuerzo en las circunstancias adversas de la vida.

El primero se apropió de sus ideales para generar un compromiso dedicando su vida a cumplir las promesas que se hacía, cada día que soñaba con el triunfo que deseaba alcanzar y no se detuvo hasta lograrlo.

Entonces ¿Estás dispuesto/a a crear un comiso de lealtad contigo y el sueño de tu vida?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *