Treintona pre-emprendedora

Treintona pre-emprendedora

Mi nombre es Yadira, tengo 32 años y tengo toda mi vida intentando emprender… Varias teorías sociológicas mencionan que las generaciones están marcadas por momentos históricos o marcos sociopolíticos precisos, sin embargo, los límites entre generaciones no están claros, se tornan ambiguos o traspasados. Cada generación experimenta valores, cultura, pensamientos, formas, música, series de televisión, artículos de “moda”, que en su gran mayoría marcan la personalidad de las personas. ¡Ahí está el detalle chatos!

Independientemente de los lapsos entre generaciones marcados por varios, todos coinciden en los que son parte de la primera camada de los millenials… dos variables distinguen el mal de mi generación: tiempo y espacio. Somos una transición entre generaciones completamente opuestas.

Nuestros antecedentes y formas educativas provienen de los Baby Boomers y Gen X que vivieron la guerra fría, la llegada del hombre a la luna, inicios de la TV, Beatles, la muerte de Lennon, los Rolling, Queen, la juventud de Madona, pensamiento positivo, tradición, ”buenas costumbres” moralidad como escudo social, etc.

Por otro lado tenemos a la generación Z (Gen z), redes sociales, el agua y el wifi tienen la misma importancia, música streaming, crisis económica mundial, Justin Bieber, BTS, YouTube, pensamiento práctico, facilidad en el uso de la tecnología, uso de emojis para comunicarse, etc.

Ahora, los millenials, ataques terroristas en el mundo, crisis de todo tipo, cambios, Brithey Spears sobria, Brithey pelona, Backstreet Boys, Madurez de Madona, Michael Jackson, el boom del internet, cambio de milenio, videocasetera/dvd/blueray, teléfono inalámbrico, teléfono celular, smartphone, centrados en objetivos, poco prácticos, etc.

La cuestión es que las personas que nacimos en 1985, 1986, 1987 y 1988, nos vemos en una contradicción de ideas, usos y costumbres, lenguaje, cambios radicales. Estamos en medio del “Debes hacer y ser” y el “haz y se”, motivó por el que llevó la mayor parte de mi vida intentando emprender. La decisión se contrapone con los que nuestros padres y abuelos nos dijeron que tenía que ser y las ideas de personas, sobrinos, amigos, compañeros de trabajo con ideas innovadoras y la facilidad con la que hacen ver que suceden.

Si bien el camino del emprendimiento no es fácil, se complica aún más con la bipolaridad, por llamarlo de alguna forma, de las ideas de las que estamos rodeados. Tenemos un “ya tendrías que estar casad@, ¿cuánto ganas ahora?, ¿Para cuándo los hijos?” y un “¿Aún no tienes tu propio negocio?, ¿reciclas?, ¿qué países conoces?”.

La verdad es que podemos tomar lo bueno del sándwich en el que nos encontramos. La ventaja de esta nueva era son los medios de comunicación, como lo que hago en este momento. El tiempo puede rendir, siempre y cuando hagamos una planeación, organicemos el tiempo disponible para no descuidar el resto de las actividades que ya nos responsabilizan.

Lo cierto es que, gran parte de los treintones que actualmente intentamos emprender, nos encontramos dentro de otra empresa como empleados, parte del drama y pretexto para no hacerlo. No es cómodo ni fácil decidir hacerlo, incluso podemos pensar que casi nos transformaremos en otra persona, pero para facilitar el proceso existen herramientas, consultores y organismos que nos pueden ayudar.

Si no aprendiste algo en tu educación sin internet, ahora lo tienes y puedes tomar varios cursos en línea, tutoriales en YouTube, etc., mientras te asesoras con tus cercanos Gen Z y planificas como la vieja escuela considerando los detalles y conservar un plan B sin perder nuestro objetivo, “SER INDEPENDIENTES GENERACIONALES” y construir nuestras propias formas.

Posteriormente estaré escribiendo sobre herramientas útiles, mientras despierta el treintón emprendedor que llevas dentro.

Yadira Valdez

Consultor de negocios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *