Ocupa el lenguaje corporal a favor de tu pitch de ventas

Ocupa el lenguaje corporal a favor de tu pitch de ventas

¿Sabías que existen manifestaciones de lenguaje no verbal, llamado coloquialmente “lenguaje corporal”, que todos compartimos, independientemente del contexto social, cultural, económico e incluso histórico? Por ejemplo, el popular ademán de levantar los puños al cielo en señal de victoria al experimentar triunfo es tan común que, incluso, es empleado por personas nacidas invidentes que jamás lo han visto y, por lo tanto, no podrían haberlo aprendido por imitación.

Este interesante fenómeno va más allá de los “límites” comúnmente contemplados por la sociedad que hemos creado y el conocimiento que han acumulado nuestras ciencias, y bien podría estar al servicio de tu emprendimiento aprendiendo la manera de aplicarlo.

Por nombrar algunos otros ejemplos:

  • Los machos de diferentes especies exponemos el pecho cuando nos mostramos desafiantes o buscamos inspirar respeto.
  • Al momento de un combate, los humanos no somos la única especie condicionada a procurar mantener nuestra cabeza lejos del alcance del contrincante.
  • La gente tímida tiende a desviar la mirada y encorvarse, sin importar el país en el que vive o el idioma que habla

¿Y si te digo que el lenguaje no verbal no sólo manifiesta, consciente o inconscientemente, el estado emocional en que te encuentras y que, también, puede originar dicho estado, convirtiéndose en fuente -y no únicamente- reflejo del mismo?


¿Sabías que algunos expertos aseguran que el cuerpo humano es la mente subconsciente? Sí, el cuerpo no sólo obedece a la mente, es uno con ella, no sólo recibe órdenes, también puede darlas.


Así como todo lo que sucede en nuestra mente desencadena, inevitablemente, reacciones fisiológicas en nuestro cuerpo, alterando nuestra bioquímica; de la misma forma podemos aplicar “ingeniería inversa” a los mismos procesos, haciendo que sea nuestro cuerpo el que desencadene pensamientos específicos y, como resultado, emociones, sentimientos y sensaciones nuevas.


Cambiar nuestra postura puede hacernos sentir totalmente diferente en cuestión de un par de minutos.


Emplear nuestra imaginación para visualizar momentos y situaciones específicas puede alterar nuestro estado general en momentos.


Controlar nuestra respiración, tras haber aprendido a hacerlo apropiadamente, puede ayudarnos a estimular nuestro sistema endocrino completo en segundos.


Imagínate, entonces, hasta dónde puedes llevar tu estado emocional, mental y físico en un breve rato si haces todo a la vez.


¿Cómo crees que iría esa presentación ante aquellos grandes ejecutivos o inversionistas si, además de ir bien preparado en términos del material que vas a presentar, llegaras sintiéndote pleno, comunicativo, ligero, imparable, decidido, enfocado y seguro de ti? ¿Cómo ayudaría esto a tu emprendimiento?


¿Y si te dijera que puedes hacerlo de una forma tan sencilla que no tomaría mas de dos o tres minutos sentirte así?


Y sí. Siempre tienes contigo todo lo que necesitas para lograrlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *